Las aguas del manantial son aguas bicarbonatadas sódicas, fluoradas, litínicas y sulfuradas de mineralización media. Estas aguas son apreciadas para el tratamiento de reuma, artritis y afecciones de la piel; así como para trastornos hepatodigestivos del metabolismo y vías urinarias.